La importancia de tener un salón cómodo para ser más feliz

Salón cómodo

Si quieres ser feliz, sigue leyendo este artículo, quizá no lo consigas, pero por intentarlo que no quede. Si te da igual la felicidad, entonces haz lo que quieras, lo que aquí digamos quizá también te dé igual.

No, no esperes encontrar la fórmula de la felicidad, no la tenemos (¡ojalá!), ni tampoco tenemos una varita mágica para conseguirla. Para ser sinceros, ni siquiera somos acérrimos partidarios de la psicología positiva.

Simplemente nos gusta comentar lo que nos rodea y cómo nos afecta eso a la vida diaria. Por eso, hoy vamos a hablar de la importancia que puede tener para la felicidad el hecho de disponer de un salón cómodo, en el que cada vez que entremos nos sintamos a gusto y en el que al sentarnos en el sofá verdaderamente nos relajemos y respiremos “aire puro”.

Un espacio para el descanso

El descanso es fundamental para ser feliz. Sentarse y relajarse un rato al día renueva el ánimo y nos hace sentir mucho mejor. Nos anima a relacionarnos con otras personas y a mantener unas relaciones sociales y familiares más sanas y ricas.

Por ello nosotros somos de los que pensamos que el sofá es uno de los muebles que más esfuerzo requieren por nuestra parte a la hora de elegirlo; pero no nos estamos refiriendo a esfuerzo económico, sino a dedicar tiempo para informarse sobre cuál es el que más nos conviene para nuestro salón y forma de vida.

Sofás hay de muchos tipos: lineales, con chaise longue, con rinconera… y también hay sofás a medida, que son los que puedes elegir el tamaño, la forma, las funcionalidades, la tapicería, el color… casi hasta el último detalle para obtener un mueble completamente personalizado.

Acertar en su elección condicionará nuestro descanso en el futuro y podrá afectar, por consiguiente, a nuestra felicidad.

El salón es el lugar de reunión

Cuando vienen los amigos, los pasamos al salón. Aquí conversamos, nos reímos, vivimos buenos momentos que nos hacen felices…

Muchos de estos momentos los compartimos en torno a la mesa del comedor disfrutando de una agradable cena y, cómo no, luego nos sentamos en el sofá.

Un salón cómodo y amplio

Para juntar a varias personas en un sofá, lo primero que cabe pensar es que este tiene que ser grande. Pero esto no tiene que por qué ser del todo así. Evidentemente, el tamaño es el tamaño, pero jugar con el número de plazas y con la forma puede ayudar a colocar a más personas en la misma superficie y que estén sentadas cómodamente.

En este sentido, los sofás a medida permiten elegir el tamaño de los asientos casi al centímetro, de manera que se puede ajustar a las dimensiones del salón manteniendo la armonía y aprovechando el espacio al máximo.

Un salón para ser feliz

Cada persona tiene sus gustos, sus aficiones, su estilo de vida, su forma de pensar, sus costumbres. Por esto no se puede decir para todo el mundo por igual cómo tiene que ser un salón para poder ser feliz.

Ahora bien, hay condiciones que valen para la mayoría y que nos hacen la vida más agradable. Los decoradores las conocen y las tienen en cuenta al hacer sus diseños.

Entre estas se encuentran dejar espacios libres para poder moverse con libertad, aprovechar la luz natural eligiendo colores que la favorezcan, combinar los colores y estilos de los muebles con armonía, etc.

Salón para reunir amigos

Los sofás a medida son uno de los muebles que les ayudan a conseguir el éxito. La posibilidad de ajustar el tamaño final del sofá y que no ahogue la habitación, la opción de elegir la forma (en línea, en L o en U) para diferenciar ambientes, las amplias colecciones de telas, la variedad de colores para encontrar la combinación perfecta…

Todo ello contribuye a crear un espacio agradable y cómodo para ser feliz.

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *